jueves, 2 de junio de 2016

El niño sabio, el padre experimentado y la situación




Era tarde, el vecino estaba llegando cansado de su puesto en el mercado. Tengo años conociéndolo y la verdad es que en su cara y su actitud, ya se nota el impacto de la crisis, la angustia recurrente, el hastío. Los años no le han pasado en vano, el tiempo ha estado sumando unos kilos y decolorando cada vez más cabellos. Ya mi vecino tiene la cabeza casi completamente blanca. Siempre con su verbo sencillo y sabio, pausado, los ojos irritados porque se para a las 2AM y sale al mercado a trabajar.
Normalmente tenemos una conversación de 10 pisos de duración, y ayer se voltea me dice.
-       ¿Cómo  estas vecino?
-       ¿Bien vale y tú?
-       ¡Aquí vamos chico!  Mira, mi hijo de 10 años de edad me dijo ayer “¿qué vamos a hacer con Maduro papa?”  le pregunte: ¿Por qué me dices esos mijo?, déjale esas cosas a los adultos. Papá – dice el niño, es que tú antes me dabas dos billetes de 100 para el colegio, y yo compraba cosas, ahora me das cinco y no me alcanza para la merienda.
-       Vecino – dije consternado, los niños también se involucran en los problemas del país.
Me fui pensando en que a los 10 años yo era realmente feliz, mis padres compraban  comida y juguetes, pagaban colegio. Nunca faltó nada, todo era prosperidad.
¡La verdad que afortunado he sido en esta vida!,  por eso pienso que desde esta tribuna, desde todo mi intelecto, desde la música voy a influir todo lo que pueda y voy a colaborar en la reconstrucción de Venezuela.

Carlos Rada
@criverar
72 bendiciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario